miércoles, 30 de noviembre de 2011

Estocolmo: ¡Aquí no se fuma!

En España tenemos desde hace algunos meses una ley antitabaco que prohíbe fumar en casi cualquier recinto cerrado. Como en muchas otras cosas, en esto los suecos nos llevan ventaja. Aquí la normativa antitabaco es muy estricta, más incluso que en España, y no se fuma en recintos cerrados desde hace la tira de años.

La lucha contra el tabaco se ha llevado hasta extremos insospechados en España. Por ejemplo, si vives de alquiler tendrás prohibido fumar en el interior de la vivienda. No puedes fumar ni en tu propia casa. Inaudito, pero sanísimo. Si quieres fumar tendrás que desconectar el detector de humos o abrir una ventana y fumar por la ventana. Pensarás “Ah, si puedes fumar en la ventana no es para tanto”. Sí es para tanto. En invierno abrir una ventana para fumar requiere ponerse abrigo y gorro para soportar cinco minutos al fresco y aceptar que la temperatura en tu casa bajará tres o cuatro grados. Eso no tiene ni pizca de gracia. Siempre puedes decidir pasarte las reglas por el forro y fumar en tu casa con un par, pero conviene que sepas que no la prohibición de fumar dentro de la vivienda está reflejada en el contrato por lo que si salta la alarma de humos y se demuestra que es porque estabas fumando, te arriesgas a que el dueño te ponga de patitas en la calle. Tal y como está la situación de la vivienda en Estocolmo, créeme cuando te digo que no te conviene verte buscando piso ni mucho menos tener malas referencias.

En bares y restaurantes las cosas están como en España: si quieres fumar tendrás que salirte a la calle. Algunos locales tienen recintos para fumadores que recuerdan a jaulas de zoo, mientras que otros tienen zonas al aire libre donde podrás fumar sin salir del local. Eso sí, sigues teniendo la pega del clima: Si sales a fumar a la calle en invierno es porque de verdad necesitas ese cigarro. Aunque todos los locales nocturnos tienen zonas acordonadas para los fumadores con estufas y todo, la temperatura seguirá estando en números negativos por muy cerca que te pongas de las estufas.

Es en el trabajo donde fumar requiere una mayor dedicación. Igual que en el caso de bares y restaurantes, tendrás que salir a la calle para echarte un cigarro, con la diferencia de que aquí no hay estufas por ningún sitio. Si quieres fumar en invierno, tendrás que fumar con abrigo, guantes, gorro y bufanda a veinte grados bajo cero.

Parece evidente que fumar en Suecia es más chungo de lo que parece. Como los cigarros no son en muchos casos una opción válida, muchos suecos optan por el Snus, una especie de tabaco de mascar que te colocas entre el labio superior y los dientes. Según parece el Snuss es más sano que los cigarros porque es tabaco puro sin alquitrán ni otros productos nocivos, y además es mucho más discreto: no sueltas humo. El Snus es muy popular en Suecia y otros países escandinavos: casi un 25% de la población consume Snuss.

Snus aparte, lo mejor que puedes hacer en Suecia es no fumar y ya está. Ya sé que no es tarea fácil para los fumadores, pero estoy seguro de que si se tienen que enfrentar a la decisión de no fumar o fumar y congelarse, en muchos casos optarán por echarse un cigarro en otro momento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada